Regional Absoluto Individual 2017

Crónica del regional por José Ramón Ramírez

Entre los días 6 y 9 de julio se ha celebrado en la localidad conquense de Valverde de Júcar el Campeonato Regional Absoluto de ajedrez. Viendo la nómina de jugadores, era muy difícil hacer pronósticos a priori, ya que había muchos participantes con opciones de estar peleando por las primeras plazas.

En la primera ronda, con piezas negras, tuve enfrente al conquense Óscar López. Tras una partida bastante cerrada, en la que estuve intentando presionar en el flanco de dama, cometí un error que permitió a mi rival ejecutar un sacrificio de calidad que hizo desaparecer la ventaja. Incluso, un par de jugadas más tarde hice un error grave que mi adversario no aprovechó para ganar de inmediato (ver siguiente diagrama). Poco después, logré meter a mi rival en los apuros y, tras unas jugadas poco intensas por su parte, conseguí imponer la calidad de ventaja para anotarme el primer punto.

Posición tras 48.Dxh5+. 48…Rg8 es la jugada correcta, pero jugué 48…Rg7??, que permite un remate que el blanco no vio y dejo como ejercicio.

Solución

Tras una larga lucha, tocaba reponer fuerzas con la cena. Mi sorpresa es que, cuando llego a la puerta del restaurante donde la teníamos concertada, el resto de gente aún estaba en la puerta, comentando que el restaurante no tenía constancia de que fuésemos a cenar. En parte por ello, nos sirvieron de forma realmente lenta y la cena se acabó prolongando hasta las 0:00 horas.

En la segunda ronda, conduciendo las piezas blancas, tenía enfrente al albaceteño Javier Trabazos. Fue una partida en la que mi rival colocó las piezas de forma bastante pasiva, incluyendo un caballo en a8 sin perspectivas de futuro. Viendo que el rey negro tenía pocas tropas en su escolta, aproveché la ventaja de espacio de la que disponía para trasladar mis fuerzas al flanco de rey y desbordar la defensa rival.

Posición tras 24.Txh7, en la que el negro abandonó.

Más difícil de gestionar fue la hora de la comida del viernes. Tal como sucediese la noche anterior, en el restaurante fueron imperdonablemente lentos a la hora de servir la comida, saliendo del lugar con apenas media hora de margen para preparar algo o echar una siesta. Así pues, para comidas y cenas posteriores decidí que era mejor cambiar de sitio.

La partida del viernes por la tarde, correspondiente a la tercera ronda, me enfrentaba con el albaceteño Juan Antonio Picazo manejando las piezas negras. Tras una lucha interesante de apertura, hice algunas jugadas flojas y rápidamente entré en una posición muy inferior. Cuando no daba un euro por mi supervivencia en esa partida, mi rival se embarcó en un plan dudoso cambiando las piezas menores y me permitió llegar a una situación en la que, pese a que tenía un peón de desventaja, mis piezas pesadas ocupaban unas posiciones razonablemente activas. Poco después, el blanco expuso innecesariamente su rey e incluso tuvo que defenderse con jugadas únicas para aguantar la igualdad. Así, logré el empate en una partida en la que hubo varios momentos en los que me vi perdido.

Posición tras: 27…Txf8

Posición tras: 38…Dxe5

Posición tras: 46.Rh3 donde el negro fuerza las tablas con una combinación que te invito a sacar.

Solución

El viernes por la noche estuvo marcado por una fuerte tormenta, que nos obligó a los jugadores a usar el coche para sortear un tramo muy embarrado del camino que daba acceso a la casa rural en la que estábamos hospedados. Ese barro dio origen a algunas anécdotas en forma de “bajadas al barro”, zapatillas empozadas o exhibiciones de flexibilidad.

La cuarta ronda me enfrentaba con blancas al jugador conquense José Luis Machado García-Román. En esta partida, cada contendiente atacó en un flanco, llegando antes el ataque blanco en el flanco de rey. Tras un sacrificio de pieza contra el enroque negro, logré anotar una nueva victoria.

Posición tras 25…Ce5. Juegan blancas y ganan.

Solución

La quinta partida enfrentaba a los dos jugadores que encabezaban el campeonato: jugaba de nuevo con blancas ante el albaceteño Pablo Alcoba. En este duelo quise buscar una situación desequilibrada, pero acabé en una posición incómoda, en la que mi rival presionó bien para llegar a un final que no pude aguantar, desvaneciéndose todas mis opciones de acabar campeón.

Posición tras 33.Rf3. Juegan negras y ganan (aunque mi rival no vio esta combinación).

Solución

Posición tras 41…Tc8, que supone el último momento en el que la causa blanca podría ser defendible si hubiese jugado 42.Af4 en lugar de 42.Th7+.

En la sexta y última ronda tenía como rival al MF albaceteño José Vicente Jiménez. Fue una partida de alto voltaje, en la que ninguno de los jugadores estábamos conformes con el empate. En un momento en el que parecía que la posición se había igualado por completo, José Vicente decidió forzar y tuve una oportunidad de lograr una ventaja muy clara que no aproveché del todo, ya que el final al que se arribó apenas ofrecía chances para obtener el punto entero, por lo que el empate fue inevitable.

Posición tras 39.d5. Halla la única jugada que defiende la posición blanca tras 40…Ad6

Solución

Posición tras 43.Dxa7. Juegan negras y ganan.

Solución

Posición tras 49.Cd3, en la que el negro dispone de la última oportunidad para luchar por la victoria jugando 49…d4 en lugar de 49…h5.

Posición tras 53.Txd4, en la que se ve el final de 3 contra 2 en el que no se puede forzar la victoria.

Así, finalicé el campeonato con 3 victorias, 2 empates y una derrota, lo que supone hacer 4 de los 6 puntos posibles. Con esa puntuación, acabé la competición en cuarto lugar, por detrás de Pablo Alcoba, José Vicente Jiménez y Juan Antonio Picazo, que conformaron el podio.

En la categoría de veteranos, el campeón fue el jugador de Villanueva de los Infantes Antonio Castellanos, mientras que la valdepeñera Esther Ruiz de León logró el campeonato femenino mostrándose muy superior a sus rivales, al obtener un pleno de victorias en partidas bastante rápidas. Enhorabuena a todos y suerte en los respectivos Campeonatos de España.