Regional Absoluto Individual 2018

Entre los días 5 y 8 de julio se ha celebrado en el pueblo conquense de Valverde de Júcar el Campeonato Regional Absoluto y de Veteranos, que se jugaba en paralelo con el Regional Femenino. El evento ha contado con un total de 29 participantes entre las dos secciones (21 + 8) y se ha disputado por sistema suizo a 6 rondas. En la primera ronda tuve enfrente al que fue mi compañero de habitación en el campeonato: el albaceteño Javier La Orden, un rival ante el que no había jugado ninguna partida previa, conduciendo las piezas blancas. Tras un inicio de lucha algo dubitativo por mi parte, poco a poco fui encontrando planes para coordinar mis piezas hasta generar un ataque fuerte hacia el enroque contrario. Dejo uno de los momentos críticos de la partida, una jugada nada fácil de hacer y que estoy contento de haber visto, como ejercicio (solución en el siguiente párrafo):

Posición tras: 27…Rh7

En este punto, había conseguido instalar un peón en f6 que puede actuar como catalizador de un ataque contra el rey negro, que tiene un entorno algo debilitado. Un primer vistazo a la posición sugiere que la columna h puede ser una buena vía de ataque, pero no es fácil aprovechar esa línea con las piezas disponibles para el ataque que, de momento, son la dama, el caballo y quizá el alfil. Mirando más profundamente, parece necesario disponer de una pieza de movimiento rectilíneo para el ataque y la torre de b1 no está colaborando en el ataque. Así pues, la incorporación de esta torre por e1 es el plan más fuerte que tiene el blanco a su disposición. La partida continuó de la siguiente forma:

Solución:
28.Tbe1 Cd7 29.Dg5 Th8 30.Te7 (la disponibilidad de la torre permite esta entrada decisiva) 30…Rg8 31.Cg4 Axg4 32.Dxg4 Dd6 33.Ad5 Th7 34.Dxg6+ Rh8 35.Txf7 Txf7 36.Axf7 (1–0)

Ya en la primera ronda se puso de manifiesto la igualdad entre los participantes, con varios de los favoritos dejándose puntos por el camino, destacando la victoria de Daniel Pérez sobre Sergio Serna, cabeza de serie número 1 del torneo. Como nota curiosa, en la mesa 2 Carlos Álvarez se impuso a Mario González rematando la partida con la maniobra de mate con alfil y caballo. La segunda ronda me deparó mi primer derbi provincial, ya que me emparejó con Antonio Castellanos con las piezas negras, un rival ante el que tengo numerosos precedentes, los más recientes favorables a mis intereses. Mi oponente fue fiel a su enfoque habitual de apartarse de los caminos teóricos más transitados, llegándose a una posición curiosa con mucho potencial:

Tras las 10 primeras jugadas, la fila 4 parecía la zona desmilitarizada del paralelo 38 en la península de Corea, si bien la complejidad de la posición reside en calcular las numerosas rupturas disponibles para ambos bandos. Pocos movimientos después, las negras pudieron coordinar bien sus piezas hasta que comenzaron a aparecer golpes tácticos, como en el siguiente diagrama, en el que juegan negras (solución en el siguiente párrafo):

Posición tras 17.Cd2

En esta posición, las piezas negras coordinan bastante mejor que las blancas, si bien la única nota discordante es el caballo de c6, que está bien restringido por los peones de c3 y f4. Además, todas las piezas están defendidas entre sí. Por otro lado, la dama blanca y el alfil de e3 están sin protección. En el caso del alfil, además, llama la atención que no tiene ninguna casilla para escapar, detalle que se puede aprovechar de inmediato para saltar con el caballo negro hasta d4 sin que esto suponga realmente un sacrificio de pieza, puesto que el alfil de e3 no puede escapar. Así, la jugada 17…Cd4 soluciona el problema de la peor pieza de las negras, además de obtener la pareja de alfiles en una posición abierta. La partida acabó en pocas jugadas: 17… Cd4 18.Axd4 cxd4 19.Tfe1 dxc3 20.bxc3 Ch5 (tras esta jugada, la posición blanca se desmorona) 21.Cd3 Dd6 22.Af1 Cxf4 23.Te3 Db6 (0–1)

En el resto de partidas, seguramente el resultado más sorprendente fue la confirmación del buen momento de forma de Daniel Pérez, que logró un empate ante su compañero de club Samuel Bustos. En la tercera ronda, mi rival fue el rodense Julián González, un jugador ante el que no había disputado ninguna partida previa. En este duelo, mi rival sacrificó un peón en la apertura, aunque la posición no se alejó de la igualdad en ningún momento, firmándose el empate en un final en el que había poco que rascar.
En las demás partidas, destacar que Carlos Álvarez se convirtió en el primer líder en solitario, tras vencer al conquense José Ponce, que volvió a buen nivel tras mucho tiempo alejado de los tableros. La cuarta partida supuso un nuevo derbi provincial, esta vez frente al líder del campeonato Carlos Álvarez, con las piezas negras. Con Carlos he tenido precedentes de todo tipo, con bastante igualdad en nuestros últimos enfrentamientos. Tras una interesante lucha, llegué a una posición muy desagradable para jugar en apuros de tiempo.

Posición tras: 29.De3

En este escenario, logré encontrar un plan defensivo muy meritorio:
29.De3 Txe8 (cambio de torres) 30.Dxe8 De7 (la dama se incorpora a la defensa del flanco de dama y la última fila) 31.Db8 Rg7 (apartando al rey de la clavada, si bien hay que tener cuidado con los jaques en h6) 32.Rh2 f5 (jugada multiusos, que cierra la puerta al alfil blanco de casillas claras, además de habilitar la casilla f7 para el rey, donde está mucho más seguro que en g7) 33.Af3 Rf7 34.h5 Dd7 35.h6 Ac8 36.Db6 Ae7 37.Ae3 Db7 38.Dd4 Af6 39.Dd2 De7 40.Dc1 Ab7 41.Af4 g5 (una vez se han defendido las penetraciones de las piezas blancas, se le recuerda al rival que el peón de h6 es vulnerable). La partida continuó unos movimientos más hasta que se firmó el empate, si bien aquí el trabajo difícil ya estaba hecho. Con este resultado me mantuve a medio punto del líder, aún en la lucha por el título con dos partidas por jugarse. En el resto de encuentros la nota predominante fueron los empates, especialmente en las primeras mesas, lo que mantenía la igualdad en la lucha por los puestos cabeceros. La quinta ronda me enfrentó con el jugador del Bargas-Soliss Daniel Pérez, suponiendo el primer duelo entre ambos, con piezas blancas. La partida siguió los cauces normales de una Siciliana Cerrada, con el blanco situando sus piezas hacia el flanco de rey y el negro avanzando en el ala de dama. Así pues, alrededor de la jugada 20 la lucha se tornó muy compleja y comenzaron a aparecer los inevitables errores por ambas partes. Uno de los momentos decisivos del duelo llegó tras una propuesta de cambio de damas por parte de mi rival, tras el cual el blanco logra ventaja con un truco táctico (ver párrafo siguiente):

Posición tras: 23...De3

El sostén de la dama de e3 es la torre negra en e8. En esta posición, el blanco tiene la posibilidad de realizar una intercepción en la casilla e6 con su caballo, dando jaque al rey rival. Así pues, 24.Ce6+ obliga al negro a entregar una calidad. Tras la consiguiente simplificación, entré en un final con calidad de ventaja por un peón. Después de maniobrar con mis piezas, logré un peón pasado alejado en la columna a que acabó coronando. Por último, pese a que la partida estaba decidida unos movimientos antes, creo que la posición final, en la que mi rival abandonó, debe ser de lo más curioso que he tenido en mucho tiempo y le voy a dedicar un diagrama.


En el resto de tableros destacaría el empate en la mesa 1, que permitía que llegásemos a la última ronda tres jugadores igualados a cuatro puntos: Carlos Álvarez, Julián González y yo.
La última ronda deparó un duelo directo por el título entre Carlos Álvarez y Julián González en la mesa 1, mientras que en la mesa 2, yo me enfrentaba al primer cabeza de serie del torneo, el albaceteño Sergio Serna, que andaba medio punto por detrás de los líderes, con las piezas negras. Curiosamente, pese a los años que llevamos compitiendo, este ha sido mi primer duelo con Serna en el tablero. Incluso, dándose los resultados adecuados, Antonio Castellanos y Samuel Bustos, que se enfrentaban en la mesa 3, podían tener opciones de alzarse con el triunfo final.
Desde la apertura asumí riesgos, especialmente con una expansión de los peones del enroque, para que la posición sobre el tablero tuviese vida y el primer momento clave en mi opinión llegó en la jugada 16 del negro, que dio inicio a una serie de decisiones críticas que me llevaron a tener una ventaja muy clara.

Posición tras: 16.exd4

En esta posición, el peón blanco de d4 está condenado y el negro tiene que ver la forma en la que lo captura. En primer lugar, consideré capturar de alfil o de dama, pero me molestaba que las torres blancas vienen rápidamente hacia el centro y sentía que, si bien me podía hacer con un peón de ventaja, la actividad de las piezas blancas lo iba a compensar. Así pues, lo siguiente en lo que pensé fue en bloquear el peón d blanco para no abrir tantas líneas contra mi posición, pero tampoco me terminaba de convencer. Entonces, imaginé que en una situación tan abierta iba a necesitar que todas mis piezas ejerciesen influencia en el tablero y fue entonces cuando vi que la jugada 16…Cc6, seguido de su entrada en d4, crea muchos problemas al blanco (solo hay que comparar la influencia del caballo en d4 con la que tenía en b8). Dos jugadas después, tenemos otro momento importante para el negro:

Posición tras: 18.Dd1

La idea inicial cuando jugué la maniobra Cc6-Cxd4 era cambiar mi caballo por el alfil blanco, lo que me daría el par de alfiles en una posición abierta. Ahora bien, en la posición del diagrama existen varias tensiones entre piezas: por un lado, el caballo blanco ataca el alfil de b7 y por otro el caballo negro ataca el alfil de e2, y no me terminaba de convencer la captura directa porque se quedaban atacados el alfil y el peón de e4, además de que las torres blancas estarían listas para ocupar las columnas centrales, poniendo en problemas a la dama negra. Así pues, decidí quitar en primer lugar el alfil del ataque del caballo blanco (18…Ad5) y mantener la tensión entre mi caballo y el alfil de e2. Ese ataque provoca que la dama deba vigilar a su alfil y no sea fácil para el blanco terminar de coordinar sus piezas. Además, el caballo de d6 no está muy estable, ya que su defensor, el alfil de g3, es vulnerable al avance del peón f negro, que lo dejaría atrapado. Unas jugadas después, la posición blanca era prácticamente desesperada:

En la posición del diagrama, el negro no solo tiene un peón de ventaja, sino que sus piezas están mucho mejor coordinadas que las del blanco, cuyas dos piezas menores apenas tienen sitios a los que ir. Así, cualquier ataque sobre el caballo blanco resulta decisivo y mi rival incluso abandonó tras la jugada 24…b5, ya que las posibles respuestas del blanco dejan poco margen a la esperanza:
a) 25.Cd6 Txd6 26.Axd6 Dxd6 b) 25.Cd2 e3. Además de atacar el caballo se amenaza e2, con un ataque decisivo sobre las dos torres blancas.
Una vez realizado mi trabajo sobre el tablero, me tocaba esperar acontecimientos de otras partidas. En la mesa 1, finalmente Carlos Álvarez convirtió en victoria un final con un peón de ventaja, lo que también le permitía alcanzar los cinco puntos. De cara a los desempates, resultaron decisivos los resultados de las mesas 3 y 4, en las que dos rivales de Carlos en el torneo (Samuel Bustos y José Ponce) se impusieron a dos de mis rivales (Antonio Castellanos y Javier La Orden). Por tanto, Carlos Álvarez se convirtió en el nuevo campeón regional absoluto.

Los premios fueron a parar a los siguientes jugadores:

Jugador Provincia
Campeón Carlos Álvarez Serrano Ciudad Real
Subcampeón José Ramón Ramírez Díaz Ciudad Real
Tercero Samuel Bustos Bernardo Toledo
Mejor veterano José Ponce Navalón Cuenca
Mejor Sub-2000 Daniel Pérez González Toledo
Mejor Sub-1800 Martín Torres Valverde Ciudad Real

La clasificación completa del evento se puede consultar en el siguiente enlace:
http://chess-results.com/tnr359362.aspx?lan=2&art=1&rd=6

En paralelo, se desarrolló el evento femenino, en el que se impuso con autoridad la jugadora de Valdepeñas (Ciudad Real) Esther Ruiz de León Merlo, logrando pleno de puntos. La clasificación completa de este campeonato se puede consultar en el enlace puesto a continuación:
http://chess-results.com/tnr359363.aspx?lan=2&art=1&rd=6

A nivel personal, creo que he jugado cerca de mi mejor nivel, encontrando algunas jugadas precisas en posiciones complejas, subiendo 20 puntos de ELO, para alcanzar por primera vez la cota de los 2200 puntos de ELO FIDE. También quiero felicitar a los ganadores de los diferentes eventos y desearles suerte en los respectivos Campeonatos de España.